Carteras indexadas. Todo lo que necesitas saber.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¿Quieres invertir tu dinero de manera segura y responsable? ¿Te preguntas cuáles son las mejores opciones? Entonces debes conocer las inversiones en carteras indexadas. Aunque no son el tipo convencional, sí que han despertado la curiosidad y el interés de muchos inversores. Incluso, podemos compararlas con el resto de las alternativas disponibles, y sus ventajas sobresalen.

Todo esto se debe a la rentabilidad que ofrecen y al menor grado de riesgo que se asume en términos generales. Por eso, si ya te estás preguntando: ¿de verdad son seguras las carteras indexadas? ¿Cuánta rentabilidad ofrecen? ¿Puedo hacerlo por mi cuenta o debo acudir a alguien más? ¿Cómo sé que no me van a estafar?, estás en el lugar indicado para conocer las respuestas.

A continuación, te daremos todos los detalles para que compruebes las ventajas de este tipo de inversión.

¿Qué son las carteras indexadas?

El concepto de carteras indexadas tiene mucho que ver con lo que son los fondos indexados. Por eso, antes de definirlas, te diremos lo que son los fondos. Los fondos indexados son un tipo de inversión que sale del ámbito común porque su finalidad es replicar un índice bursátil existente. A partir de allí, se estima que la rentabilidad a recibir será muy similar a la de ese índice. 

Por lo tanto, tú puedes invertir en un fondo indexado determinado acorde con tu preferencia. Ahora bien, cuando hablamos de carteras indexadas, nos referimos a una forma de acción más amplia porque implica invertir en diversos fondos indexados a la vez. Es decir, no te quedas con un solo tipo de fondo, sino que seleccionas un compendio de estos de acuerdo al riesgo que prefieras.

El resultado que han ofrecido hasta el momento las carteras han demostrado un buen nivel de rentabilidad. Al ser un conjunto de fondos indexados en donde estás colocando tu dinero, en todos los casos puedes esperar una similitud con la rentabilidad del índice. Por supuesto, debemos aclarar que estas no son inversiones de las que te garantizan resultados al instante, sino a largo plazo.

Esta es una de las razones por la que algunos no la eligen como su principal opción porque buscan rendimientos al instante. Pero en estos casos, necesitarás ser paciente para comenzar a ver sus resultados. No obstante, cuando comienzas a percibirlos, comprendes que son inversiones más seguras y ventajosas. Incluso, implican un poco menos de riesgo que todas las demás.

¿Qué tipos de carteras indexadas hay?

Las carteras indexadas las vas a encontrar en dos grupos, de los cuales uno es un poco más sencillo y no tendrás que dedicarles mucho tiempo. En el segundo caso, sí dependerá más de tu habilidad como inversor, por lo que podemos denominarla como una cartera más exigente. A continuación, te mencionamos cuáles son estos dos tipos:

  • Carteras indexadas con roboadvisor: el roboadvisor consiste en gestores automatizados que te facilitan la tarea de elección de las carteras donde vas a invertir. Se trata de plataformas donde te registras y unos robots automáticos evalúan tu perfil para dirigirte a las mejores opciones. Claro, detrás de estas plataformas están profesionales que hacen más fácil el trabajo para ti; tú solo esperas resultados.
  • Carteras indexadas sin roboadvisor: este tipo de carteras indexadas es distinta de la anterior porque no tienes un gestor a cargo de tu inversión. Por eso, eres tú mismo quien se encarga de elegir los distintos fondos que, según tu criterio serán los idóneos. Debido a eso, se le considera como una de las opciones más complicadas, puesto que la elección depende de tu habilidad estratégica; implica un poco más de trabajo.

¿Qué rendimiento da una cartera indexada?

El rendimiento de una cartera indexada siempre será muy similar al del índice bursátil que has elegido. Podemos decir que, debido a esto, es un poco más fácil predecir el nivel de utilidad que podrás esperar. Y aunque se trata de varios fondos indexados al mismo tiempo, puedes evaluar cada uno y sacar las conclusiones sobre su beneficio. No estarás muy lejos de la realidad.

Por ejemplo, si uno de los fondos que eliges para tu cartera tiene un índice de rentabilidad de 5%, la rentabilidad de tus fondos puede estar por alrededor del 4% o superior al 5%. Pero las diferencias no serán muy distantes porque trabajan en una misma dirección. De esa manera puedes evaluar los demás fondos donde quieres invertir para identificar los beneficios que podrás recibir.

¿Cuánto es el rendimiento de una cartera indexada?

De acuerdo con el análisis realizado por Indexa Capital, el rendimiento de las carteras indexadas ha resultado bastante rentable. Ellos lo han comparado con las demás inversiones de acciones comunes y han destacado que en el campo de los indexados los beneficios son el triple de los demás. Y este análisis se hizo teniendo como base unos 15 años de actividad.

Una manera más gráfica de ver la productividad de estos es así: los fondos de activos lograron un beneficio de 1.7%; los fondos indexados en general lo hicieron con un 4.2%. Esta diferencia se nota porque el fundamento de las carteras indexadas se encuentra en empresas que generan producción constante. Por eso, mientras ellas mantengan su actividad, tu inversión será más segura.

¿Qué carteras indexadas dan dividendos?

En resumen, todas las carteras indexadas tienen la capacidad de ofrecer dividendos a sus inversores. Está garantizado que, al tratarse de un índice bursátil activo, al final se conseguirá una rentabilidad. Por eso, como las carteras indexadas trabajan con fondos que replican esos índices, será inevitable no recibir el beneficio correspondiente. 

Ahora bien, para los gestores de carteras indexadas hay algunos fondos que se incluyen debido a sus buenos resultados. En esta lista, se encuentran:

  • Vanguard US 500 Stock Index con rentabilidad anualizada de 21%
  • Vanguard European Stock Index con rentabilidad anualizada de 12%
  • iShares Core Japan IMI ETF con rentabilidad anualizada de 8%
  • Vanguard Global Small Cap Index con rentabilidad anualizada de 13%
  • iShares Developed Real Estate Index con rentabilidad anualizada de 7%

¿Cómo funcionan?

En el caso de las carteras indexadas hay dos métodos que se utilizan para activarse. Y estos se basan en el tipo que elijas, sea el de roboadvisor o sin roboadvisor. En ambos casos vas a poder conseguir resultados similares al índice que estés replicando, pero tienen maneras de trabajar distintas. Te explicamos cuáles son:

  • Carteras con roboadvisor: se utilizan plataformas que están automatizadas, incluso, hasta los operadores lo están. Cuando te registras en la plataforma te harán algunas preguntas y, basados en algoritmos, tus fondos serán enviados a las carteras idóneas para ti. En este caso, los gestores se encargan de manejar la inversión y mantener activos los fondos. Al final, tu no tienes que hacer nada más, lo que resulta una gran ventaja.
  • Carteras sin roboadvisor: Las carteras que no cuentan con roboadvisor funcionan diferente porque no hay un gestor a cargo de las operaciones. En estos casos debes dirigirte a un banco o entidad donde se comercialicen fondos y ver cuáles son las opciones disponibles. A partir de allí, te encargas de seleccionar según tu experiencia los mejores fondos con los que podrás armar tu cartera de inversión.

Por otro lado, las carteras indexadas funcionan en base al rendimiento que ofrecen los índices bursátiles elegidos. Cada uno de los fondos seleccionados garantiza un porcentaje de rendimiento. También están involucradas las comisiones que debes asumir por pertenecer a una plataforma. Y todas te indican una cantidad mínima con la que puedes comenzar tu inversión.

¿Cómo tributan las carteras indexadas?

Las carteras indexadas tributan de la misma manera que lo hacen el resto de las inversiones activas que realices. Por ejemplo, el método tradicional es que las gestiones pasivas y activas lleguen a cero para la declaración de la renta. De la misma manera que se hace con ese método tradicional ocurre con las indexadas. Ellas estarán incluidas en las ganancias y pérdidas patrimoniales.

Ahora bien, sí hay una diferencia interesante que vas a querer aprovechar de las carteras indexadas. Resulta que, cuando vendes un fondo y el dinero lo utilizas para adquirir uno nuevo no tienes que pagar impuesto sobre él. Los resultados en este punto son ventajosos porque consigues un ahorro significativo. Y por eso son mejores que las acciones y las inversiones en ETFs.

Por otro lado, Hacienda te permite hacer una compensación entre las pérdidas y las ganancias. De manera que, si has tenido pérdidas en tus inversiones, podrás hacer una equivalencia con las ganancias totales y basar el impuesto en el resultado real. En resumen, el impuesto que pagarás según los beneficios obtenidos, será:

  • Beneficios superiores a 6.000 euros: 19%
  • Beneficios entre los 6.000 y los 50.000 euros: 21%
  • Beneficios superiores a los 50.000 euros: 23%.

¿Cómo de seguras son? ¿Cómo de arriesgado es invertir en carteras indexadas?

Invertir en carteras indexadas es una de las opciones más seguras que vas a poder encontrar. Incluso, se ha establecido que el grado de confianza que te garantizan está en el 100%. ¿Cómo es posible que un sistema de inversión te ofrezca esa garantía? Esto se debe a que son regulados y supervisados por entes competentes. En España lo hace la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A través de estos organismos, los fondos que incluyes en tu cartera van a contar con un grado de protección singular. Un ejemplo de esto lo vemos en la posibilidad de que elijas un gestor que se de en quiebra. Tú no vas a perder tu dinero invertido porque él cuenta con el aval de que son vigilados de manera cercana. Claro está, esto es muy distinto al riesgo que asumes al elegir el campo donde invertirás.

Ventajas e Inconvenientes

La principal ventaja que vas a notar en las carteras indexadas es que cuentan con una garantía total de resguardo de tu inversión. Eso genera tranquilidad porque sabes que no perderás ese dinero ni siquiera en la peor de las situaciones. No obstante, uno de los inconvenientes que más se nota es que se trata de inversiones a largo plazo. Por eso, ahora te hablaremos sobre ellas.

¿Para quién son recomendables las carteras indexadas?

Podemos afirmar que las carteras indexadas son un método de inversión favorable para toda persona que desee invertir de manera segura y rentable. Por supuesto, esto no concluye que el 100% de las personas son las indicadas para ello, pero casi ese total. Gracias a que son inversiones a las que puedes acceder de manera tan fácil y rápida y también segura, animan a buscarlas.

Ahora bien, si eres de las personas cuya característica principal es la indecisión, quizás no es bueno que pienses mucho en este tema. Las inversiones siempre van a tener sus puntos a favor y algunos en desventaja. Por eso, se espera que cuando tomes la decisión definitiva puedas estar convencido de que es una buena opción. Si es así, ten la seguridad de que las carteras son para ti.

¿Por qué invertir en una cartera indexada?

Porque las carteras indexadas te ofrecen un amplio abanico de posibilidades para invertir. Por ejemplo, hay miles de compañías incluidas en el grupo de opciones. También las puedes elegir de distintos países y zonas geográficas. Pero algo más destacado aún es que es muy fácil iniciar en este campo. Solo tienes que registrarte e ingresar el monto inicial. Ni siquiera tendrás que dedicar tiempo extra a observarla.

¿Cuándo conviene invertir en carteras indexadas?

Hay una sola respuesta a esta pregunta, y es: ¡ya! Ya es el momento oportuno para comenzar a invertir en carteras indexadas. Y recuerda algo, cada vez que leas este párrafo comprenderás que ha llegado el momento adecuado para iniciar. En resumen, siempre te vendrá bien tener una cartera indexada. Con ellas estarás en manos seguras, responsables y de buenos dividendos.

¿Cuándo no convendría invertir en carteras indexadas?

Cuando no te sientas en la capacidad de asumir ningún tipo de inversión. Es decir, si no estás convencido de ingresar al campo de las inversiones por temor, inquietud por los acontecimientos mundiales y demás, no continúes. Hasta las inversiones más seguras tienen su margen de riesgo, por lo que debes estar preparado para todo. Por eso, convéncete primero de iniciar.

¿Cómo invertir en carteras indexadas?

El proceso para iniciar en las carteras indexadas es bastante sencillo y práctico. Pero también requiere que analices algunos puntos en concreto. Te mencionamos cuáles son:

  • Establece la cantidad de dinero que quieres invertir: no es recomendable que coloques todo tu dinero en los fondos porque necesitas tener para sostenerte por unos 6 a 12 meses como promedio.
  • Ponte un límite de riesgos: Debes establecer cuál es el límite máximo que estarías dispuesto a arriesgar para saber cuándo sería momento de salir.
  • Define el tipo de cartera que quieres tener: Vas a conseguir distintos tipos de fondos para incluir en la cartera como, los fijos y los variables. Puedes tener uno solo o ambos.
  • Busca una plataforma adecuada: No todas las plataformas tienen las mismas condiciones en cuanto a comisiones, fondo mínimo de inicio y demás. Necesitas evaluar los escenarios.

¿Cómo puedo comprar una cartera indexada?

Comprar en una cartera indexada es muy fácil porque solo tienes que elegir una sociedad gestora de fondos indexados, acudir a un banco o entidad que comercialice fondos o entidades independientes de asesoramiento. A partir de allí, tienes la oportunidad de seleccionar los fondos que quieras incluir en tu cartera.

¿Cuándo comprar y vender carteras indexadas?

La compra de carteras indexadas siempre será una buena opción a la que acudir. Por eso, en cualquier momento verás que es apropiado iniciar una compra de fondos para tu cartera. Ahora, en el caso de las ventas, podemos decir que si notas un cambio importante que puede afectar el rendimiento notablemente, sería un buen momento para vender. La idea es que arriesgues de más.

¿Cómo se analiza una cartera indexada?

El análisis de una cartera indexada implica evaluar todos los puntos a favor y en contra que vas a experimentar. Por eso, te mencionamos los principales aspectos a considerar.

  • En primer lugar, debes evaluar las categorías de tu preferencia para comenzar a analizar la cartera.
  • Analiza el tipo de comisiones que cobran, cuál es su histórico en el mercado y cuántos fondos tienen disponibles.
  • Evalúa el rendimiento que ofrecen los distintos fondos que hay.
  • Considera con cuánta liquidez trabajan los fondos incluidos.

¿Cuántas carteras indexadas tener?

Por lo general las personas no eligen tener varias carteras a la vez porque la mayoría decanta por un tipo que le resulta según su criterio. Y las carteras tienen una variedad de opciones en base a perfiles de riesgo. No obstante, dentro de las carteras hay distintos fondos que sí puedes elegir. Aún así, hay plataformas que te ofrecen varias carteras y tú decides si quieres ingresar en más de una.

¿Cómo se opera con carteras indexadas?

La manera de operar con carteras indexadas va a depender del método que elijas. Cuando prefieres las que son con roboadvisor, ellas operan de forma automática. Además, lo hacen a través de profesionales a cargo de estas plataformas, es decir, tú no te preocupas por nada. Pero si eliges la opción sin roboadvisor, tú mismo debes seleccionar los fondos que incluirás mediante tu evaluación.

Recomendaciones:

¿Cuáles son las carteras indexadas más rentables?

En la lista de carteras indexadas más rentables, están las siguientes:

Si te interesa conocer más sobre las tres primeras plataformas, revisa nuestra opinión y análisis de cada una de ellas en nuestro blog: 

¿Cuál es la mejor cartera indexada para invertir?

En la lista de las carteras indexadas que te hemos mostrado hay varias opciones que te parecerán interesantes. Las primeras tres de la lista anterior son adecuadas: MyInvestor, Indexa Capital o Finizens. Las tres tienen un amplio reconocimiento en el mercado por su antigüedad y por sus beneficios en rentabilidad.

¿Qué carteras indexadas comprar?

La mayoría de las carteras indexadas que encuentras son rentables y seguras. Ahora bien, hay campos que resultan más estables que otros como, por ejemplo, el de Real Estate. En este se abarcan las opciones inmobiliarias, las cuales sobresalen por no ser de devaluación constante, sino por el contrario, se mantienen. Estas carteras merecen la pena que las compres.

¿Qué hacemos nosotros?

En nuestro caso nos gusta utilizar principalmente los roboadvisors a la hora de invertir en fondos indexados de gestión pasiva por la facilidad que te dan y las bajas comisiones bajas que ofrecen. Creemos que al igual que para nosotros, para gente que no quiera complicarse demasiado ni invertir demasiado tiempo en el análisis y rebalanceo de carteras, las carteras indexadas y los roboadvisors son una gran alternativa. Un excelente compromiso entre rentabilidad, coste y comodidad.

Sin embargo, sí que es cierto que, en nuestro Club de Inversión, como ejercicio con carácter formativo, tenemos previsto crear una selección de fondos junto con nuestros alumnos, donde tratamos de analizar en profundidad ciertos fondos entre todos para crear nuestra propia cartera indexada que nos permita tanto a nuestros alumnos como a nosotros obtener una mayor rentabilidad a un menor coste.

Duda y Preguntas Frecuentes:

¿Cuál es la cartera indexada del Bitcoin?

Las carteras indexadas del Bitcoin son aquellas que cuentan con el conocido fondo indexado ProShares Bitcoin Strategy ETF. Este ya debutó incluso en Wall Street. Es el tipo de fondo que genera confianza y está diseñado para este campo.

¿Cuál es la cartera indexada del oro?

Hay varias carteras que trabajan con el oro, brindando oportunidades de evaluación. Dentro de estas opciones están: MyInvestor, Indexa Capital, Bankinter Roboadvisor y Finizens.

¿Cuántas carteras indexadas hay en el mundo?

Existe una amplia variedad de carteras indexadas en el mundo, aunque no es tan fácil contabilizarlas todas. Ahora bien, la lista de mejores opciones para elegir se reduce a unas pocas, basado en los resultados de rendimiento disponibles. Sin embargo, si muchos usuarios forman sus propias carteras basadas en sus criterios, la cantidad de carteras sería innumerable.

¿Qué es mejor ETF o cartera indexada?

Tanto los ETFs como las carteras indexadas tienen un funcionamiento bastante similar en España. Incluso, los ETFs tienen la capacidad de replicar índices de la misma manera que ocurre en una cartera. Ahora bien, la diferencia existe al momento de declarar impuestos porque los ETF son considerados como acciones. Con la cartera no tienes que pagar.

¿Qué diferencia hay entre una cartera indexada y un fondo de inversión tradicional?

Podemos destacar dos diferencias principales. En primer lugar, la cartera trabaja con índices bursátiles, lo que genera un rendimiento más acertado que el de las acciones. Por otro lado, en las carteras indexadas no existe una gestión activa por parte de un equipo, y eso genera comisiones más bajas.

¿Qué diferencia hay entre una cartera indexada y una acción?

Existe una clara diferencia en la manera como se gestiona una cartera y lo que ocurre con las acciones. Las carteras se basan en índices que se pueden replicar para garantizar un rendimiento similar al que se ha elegido. Pero las acciones juegan más con la especulación, esperando ver resultados prometedores en escala de corto, mediano y largo plazo.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Buscando mil y una maneras de hacer crecer tu dinero?

LOS 5 CAMBIOS QUE DEBES IMPLEMENTAR EN TUS FINANZAS PERSONALES PARA LOGRAR 2000€ EXTRA AL MES EN INGRESOS PASIVOS

De los autores del superventas sobre finanzas e inversión "El Método RICO"